Bienvenido

Berit Olam Ministry es un sitial adventista donde se encuentran todos los blogs del Pr. Heyssen J. Cordero Maraví y se presentan las actividades de su ministerio pastoral en toda su plenitud.
Se ha diseñado con el único objetivo de servir la comunidad adventista, cristiana y especialmente a nuestros Amigos de Esperanza. Ud. encontrará Noticias, Reflexiones, Meditaciones, Teología, Doctrinas, Grupos Pequeños, Espíritu de Profecía, Educación, Pastores adventistas, Iglesia, Salud y Familia y más.
Que pueda disfrutar lo que con mucho cariño se publica pensando siempre en servir de ayuda.

Pacto Eterno...!!!

martes, 10 de abril de 2012

La Iglesia vs. el Mundo


Interesante análisis descriptivo y reflexivo de la realidad del protestantismo en la actualidad, más específicamente, el mundo evangélico en general. Considero de gran valor la publicación de este escrito y se los presento tal como está:


Hermanos, no se maravillen si el mundo los odia. (1Juan 3.13)

¿Porque los evangélicos intentan tan desesperadamente cortejar el favor del mundo? Las iglesias planean sus cultos de adoración para servir a los “sin-iglesia”. Los productores cristianos imitan al artista del momento en términos de música y entretenimiento. Los predicadores se sienten aterrados de que la ofensa del evangelio pueda hacer alguien volverse contra ellos; entonces deliberadamente omiten partes del mensaje que el mundo puede no agradarse. El movimiento evangélico parece haber sido saboteado por legiones de falsos especialistas mundanos que están empeñados en intentar hacer lo mejor que pueden para convencer el mundo de que la iglesia puede ser tan inclusiva, pluralista y de mente abierta cuanto de más políticamente correcta.

La búsqueda por la aprobación del mundo es nada más, nada menos que adulterio espiritual. En la verdad, es decir precisamente la imagen que el apóstol santiago usó para describirla. Él escribió, “Infieles [NKN: "adúlteros y adúlteras"], ¿no comprendéis que la amistad del mundo es enemiga de Dios? Aquel, pues, que quisiera ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios” (santiago 4.4).

Existe y siempre existió una incompatibilidad fundamental, irreconciliable entre la iglesia y el mundo.

El pensamiento cristiano es totalmente desarmónico con todas las filosofías de la Historia. La fe genuina en Cristo implica en una negación de todo valor mundano. La verdad bíblica contradice todas las religiones del mundo.

El propio Cristianismo es, por lo tanto, virtualmente contrario a todo lo que este mundo admira. Jesus dijo a sus discípulos, “Si el mundo os odia, sabed que primero me odió a mí. Si vosotros fueses del mundo, el mundo amaría lo que era suyo; sin embargo, no sois del mundo, por el contrario, de él escogeos, por eso, el mundo os odia” (Juan 15.18,19). Observe que nuestro Señor consideró como correcto que el mundo despreciaría la iglesia. Lejos de enseñar a sus discípulos la que intentas sin ganar el favor del mundo, reinventando el evangelio para adecuarse a las sus preferencias, Jesus expresamente advirtió que la búsqueda por las aclamaciones mundanas es una característica de los falsos profetas: “Ay de vosotros, cuando todos que os hablen bien de vosotros’ Porque así procedieron sus padres con los falsos profetas” (Lc 626).

Él fue más lejos, “No puede el mundo odiaros, pero a mí me odia, porque yo doy testimonio de que sus obras son malas” (Juan 7.7). En otras palabras, el desprecio del mundo por el Cristianismo deriva de motivos morales, no intelectuales: “El juicio es este: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas. Pues todo aquel que practica el mal aborrece la luz y no se llega para la luz, a fin de que no fueran argüidas sus obras” (Juan 3.19,20). Es por esta razón que, no importa cuán dramáticamente la opinión del mundo pueda venir a variar, la verdad cristiana no será jamás popular al mundo.

Pero, virtualmente en toda época de la historia de la iglesia, ha habido gente en la iglesia que está convencida de que la mejor manera de ganar el mundo es satisfacer sus gustos. Tal tipo de abordaje tiene siempre sido en detenimiento del mensaje del evangelio. Las únicas veces que iglesia causó impacto significativo sobre el mundo fue cuando el pueblo de Dios permaneció firme, se rechazó a pactar y osadamente proclamó la verdad a pesar de las hostilidades del mundo. Cuando los cristianos se desvían de la tarea de confrontar los engaños del mundo con las impopulares verdades bíblicas, la iglesia invariablemente pierde su influencia e impotente si se mezcla com el mundo. Tanto las Escrituras cuanto la Historia atestiguan ese hecho. Y el mensaje cristiano simplemente no puede ser torcida para conformarse con la inestabilidad de la opinión del mundo. La verdad bíblica es fija y constante, no sujeta el cambio o adaptación.

La opinión del mundo, por otro lado, está siempre en flujo constante. Los varios modismos y filosofías cambian radicalmente y regularmente de generación en generación. La única cosa que permanece constante en el mundo es su odio por Cristo y su evangelio. A lo que todo indica, el mundo no abrazará por mucho tiempo cualquiera de las ideologías que están actualmente en boga. Si la Historia sirve como indicador, cuando nuestros nietos se vuelvan adultos la opinión del mundo habrá sido dominada por un sistema completamente nuevo de creencias y un conjunto de valores totalmente diferente. La generación de mañana renunciará a todas los modismos y filosofías de hoy, pero una cosa permanecerá inmutable: hasta que el Señor mismo vuelva, sea cual que sea la ideología que gane popularidad en el mundo, ella será tan hostil a las verdades bíblicas cuando lo fueron todas las precedentes.

MODERNISMO

Piense en lo que aconteció el siglo pasado, por ejemplo. Cien años atrás la iglesia estaba amenazada por el modernismo. Modernismo era urna cosmovision basada en la noción de que solamente la ciencia podía explicar la realidad. El modernista, con efecto, comenzó con la presuposición de que nada sobrenatural es real. Debería haber quedado instantáneamente obvio que el modernismo y el Cristianismo eran incompatibles en el nivel más básico. Si nada sobrenatural era real, entonces grande parte de la Biblia sería falsa y sin autoridad; la encarnación de Cristo sería un mito (anulando la autoridad de Cristo también); y todos los elementos sobrenaturales del Cristianismo, incluyendo el propio Dios, tendrían que ser totalmente redefinidos en términos naturalistas. El modernismo fue anticristiano hasta su médula.

No obstante, la iglesia visible en el comienzo del siglo 20 se quedó llena de gente que estaba convencida de que modernismo y Cristianismo podian y debían ser conciliados. Ellos insistían que si la iglesia no acompañara el paso con de los tiempos, abrazando el modernismo, el Cristianismo no sobreviviría al siglo 20. La iglesia se haría paulatinamente irrelevante para el pueblo moderno, ellos decían, e inmediatamente desaparecería. Así siendo, ellos inventaron un “evangelio social” desprovisto del verdadero evangelio de la salvación. Naturalmente, el Cristianismo bíblico sobrevivió el siglo 20 muy bien, obligado.

En los lugares donde los cristianos permanecieron comprometidos con la verdad y autoridad de las Escrituras, la iglesia floreció, pero, irónicamente, aquellas iglesias y denominaciones que abrazaron el modernismo fueron las que se hicieron poco a poco irrelevantes y desaparecieron antes del fin del siglo.

Muchos edificios de piedra, grandiosos, pero casi vacíos, dan testimonio de la fatalidad de la conformación con el modernismo.

POSMODERNISMO

El modernismo es ahora considerado como un modo de pensar del pasado. La cosmovision dominante tanto en el círculo secular cuanto en el académico actualmente es llamada de post-modernismo. Los postmodernistas han repudiado la confianza absoluta de los modernistas en la ciencia como único camino para la verdad. En la realidad los post-modernistas perdieron completamente el interés por la “verdad”, insistiendo que no existe tal cosa como verdad absoluta o universal. El modernismo era de hecho tontería y precisaba ser abandonado, pero el post-modernismo es un paso trágico en la dirección errada. Al contrario del modernismo, que estaba aún preocupado con la posibilidad de convicciones básicas, creencias y que ideologías sean objetivamente verdaderas o falsas, el post-modernismo simplemente niega que cualquier verdad pueda ser objetivamente conocida.

Para el post-modernista la realidad es lo que el individuo imagina que sea. Eso significa que lo que es “verdadero” es determinado subjetivamente por cada uno, y no existe tal cosa como la llamada verdad objetiva, con autoridad que gobierna o se aplica universalmente a toda humanidad. El post-modernista cree naturalmente que no tiene sentido debatir si la opinión A es superior a la opinión B. A finales de cuentas, si la realidad es meramente una invención de la mente humana la perspectiva de verdad de una persona es finalmente tan buena cuanto a de otra. Tiendo desistido de conocer la verdad objetiva, el post-modernista se ocupa en lugar de eso, con la búsqueda para “entender” el punto de vista de la otra persona. Entonces las palabras “verdad” y “comprensión” toman significados radicalmente nuevos. Irónicamente, “comprensión” requiere que primero de todo desacreditemos en la posibilidad de conocer cualquier verdad finalmente. Y “cierto” se hace nada más que una opinión personal, generalmente mejor guardada para sí aún.

Esa es una exigencia esencial, no niego que el post-modernismo le hace a todo el mundo: nosotros no debemos pensar que conocemos cualquier verdad objetiva. Los postmodernistas frecuentemente sugieren que toda opinión debería recibir igual respeto. Y, por lo tanto, en una visión superficial, el post-modernismo parece movido por una preocupación por la mente abierta para llegarse a la armonía y tolerancia. Todo suena muy caritativo y altruista, pero lo que realmente el fondo del sistema de creencias post-modernistas es una intolerancia total por toda cosmovision que haga alegaciones de cualquier verdad universal particularmente el Cristianismo bíblico. En otras palabras, el post-modernismo comienza con una presuposición que es irreconciliable con la verdad objetiva, divinamente revelada en las Escrituras. De la misma forma que el modernismo, el post-modernismo es fundamental y diametralmente opuesto al evangelio de Jesus Cristo.

POSMODERNISMO Y LA IGLESIA

No obstante, la iglesia actualmente está llena de gente que aboga ideas post-modernistas. Algunos de ellos hacen eso consciente y deliberadamente, pero la mayoría lo hace sin que quiera (Habiendo embebido demasiado del espíritu de los tiempos, ellos están simplemente regurgitando opiniones del mundo). El movimiento evangélico como uno todo, aún recuperándose de su larga batalla contra el modernismo, no está preparado para un adversario nuevo y diferente. Muchos cristianos, por lo tanto, no reconocieron aún el peligro extremo colocado por el pensamiento post-modernista. La influencia post-modernista claramente ya infecta la iglesia. Los evangélicos están bajando el tono de su mensaje para que las rígidas alegaciones de verdades del evangelio no suenen tan desagradables a los oídos post-modernos. Muchos evitan hacer afirmaciones inequívocas de que la Biblia es verdadera y todos los otros sistemas religiosos del mundo son falsos. Algunos que se intitulan cristianos fueron aún más lejos, resueltamente negando la exclusividad de Cristo y abiertamente cuestionando su alegación de ser él el único camino para Dios.

El mensaje bíblico es claro. Jesus dijo, “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14.6). El apóstol Pedro proclamó la una audiencia hostil,”… no hay salvación en ningún otro; porque abajo del cielo no existe ningún otro nombre, dato entre los hombres, por lo cual importa que seamos salvos” (Hechos 4.12). El apóstol Juan escribió,”. Quien cree en el Hijo tiene la vida eterna; lo que, sin embargo, se mantiene rebelde contra el Hijo no verá la vida, pero sobre él permanece la ira de Dios”

(Juan 3.36). Repetidas veces las Escrituras enfatizan que Jesus Cristo es la única esperanza de salvación para el mundo.”… hay un solo Dios y un sólo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesus, hombre” (1Tim 2.5). Solamente Cristo puede expiar pecados y, por lo tanto, solamente Cristo puede dar salvación.”… el testimonio es este: que Dios nos dio la vida eterna; y esta vida está en su Hijo. “Aquel que tiene el Hijo tiene la vida; aquel que no tiene el Hijo de Dios no tiene la vida” (1Juan 5.11,12).

Esas verdades son contrarias a la doctrina céntrica del post-modernismo. Ellas hacen alegaciones de verdad exclusivas, universales, declarando ser Cristo el único camino para el cielo y erróneos todos los otros sistemas de creencia. Es decir lo que las Escrituras enseñan. Es lo que la iglesia verdadera ha proclamado al largo de toda su historia. Es el mensaje del Cristianismo. Y simplemente no puede ser ajustado para acomodar las sensibilidades post-modernas. En vez de eso, muchos cristianos simplemente van pasando por encima de las alegaciones exclusivas de Cristo, bajo un silencio contemplador. Peor aún, algunos en la iglesia — incluyendo algunos de los más conocidos lideres evangélicos — comenzaron a sugerir que tal vez el pueblo pueda ser salvo fuera del conocimiento de Cristo.

Los cristianos no pueden capitular al post modernismo sin sacrificar la esencia de nuestra fe. La alegación de la Biblia de que Cristo es el único camino de la salvación está ciertamente en desarmonía con la noción postmoderna de “tolerancia”, pero es, a finales de cuentas, exactamente lo que la Biblia claramente enseña. Y la Biblia, no la opinión post-moderna, es la autoridad suprema para el cristiano. Solamente la Biblia debe determinar lo que nosotros creemos y proclamar eso al mundo. Nosotros no podemos abrir mano de eso, no importa cuánto el mundo post-modernista reclame que nuestras creencias hacen de nosotros personas “intolerantes”.

TOLERANCIA INTOLERANTE

La veneración de la tolerancia por el post-modernista es una característica obvia, pero esa versión de la “tolerancia” es, en la verdad, una distorsión peligrosa de la verdadera virtud. De hecho, tolerancia nunca es mencionada en la Biblia como una virtud, excepto en el sentido de paciencia, longanimidades y manseado (ver Ef 4.2). De hecho, la noción contemporánea de tolerancia es un concepto patéticamente débil comparado al amor que las Escrituras ordenan a los cristianos que muestren a sus enemigos. Jesus dijo, “amad vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian; bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian” (Lc 6.27,28; confiera los versículos 29-36).

Cuando nuestras abuelas hablaron de tolerancia como una virtud, ellos tenían eso en mente. La palabra entonces significaba respetar las personas y tratarlas con bondad aún cuando creemos que ellas están erradas, pero la noción post moderna de tolerancia significa que nosotros nunca debemos considerar la opinión de nadie como errada. La tolerancia bíblica es para las personas; como la tolerancia post-moderna es para ideas. Aceptar toda creencia como igualmente válida difícilmente es una virtud real, pero es prácticamente el único tipo de virtud que el post-modernismo conoce. Las virtudes tradicionales (incluyendo humildad, dominio propio y castidad) son abiertamente mofadas e incluso consideradas como transgresiones, en el mundo del post-modernismo.

Previsiblemente la beatificación de la tolerancia post-moderna ha tenido sus efectos desastrosos sobre la verdadera virtud en nuestra sociedad. En estos tiempos de tolerancia, lo que era prohibido pasó a ser animado. Lo que era tenido como inmoral es ahora festejado. Infidelidad marital y divorcio fueron normalizados. Impureza es el lugar común. Aborto, homosexualidad y perversiones morales de todos los tipos son aclamados por grandes grupos y entusiásticamente promovidos por el masa media popular. La noción post-moderna de tolerancia está sistemáticamente volcando virtud genuina en la cabeza de ellos.

Prácticamente la única cosa a ser rechazada por la sociedad como maligna es la noción simplória y políticamente incorrecta que el estilo de vida, religión, o perspectiva diferente de otra persona es incorrecto.

Una excepción notable a aquella regla se destaca claramente: los post-modernistas aceptan que la intolerancia se esté aquellos que alegan conocer la verdad, particularmente los cristianos bíblicos. De hecho, aquellos que se proclaman los abogados líderes de tolerancia actualmente son frecuentemente los oponentes más declarados del Cristianismo evangélico. Basta dar un vistazo en internet, por ejemplo, y vea lo que está siendo dicho por los auto estilizados campeones de tolerancia religiosa. Lo que usted va a encontrar es una gran cantidad de intolerancia por el Cristianismo bíblico. En la verdad, algunos de los materiales más amargos anticristiano en internet pueden ser encontrados en webs supuestamente promoviendo la tolerancia religiosa.

¿Por qué eso? Porque el Cristianismo bíblico auténtico depara con tal feroz oposición de personas que piensan ser modelos de tolerancia. Es porque las alegaciones de verdad de las Escrituras y particularmente las alegaciones de Jesus de ser el único camino para Dios — son diametralmente opuestas a las presuposiciones fundamentales de la mente post-moderna. El mensaje cristiano representa un golpe fatal a la cosmovisión post-modernista. Pero si los cristianos se dejan engañar o son intimidados a suavizar las alegaciones directas de Cristo y a ensanchar el camino angosto, la iglesia no hará cualquier adelanto contra el post-modernismo. Nosotros necesitamos recuperar la distinción del evangelio. Necesitamos reconquistar nuestra confianza en el poder de la verdad de Dios. Y nosotros necesitamos proclamar con osadía que Cristo es la única verdadera esperanza para el pueblo de este mundo.

Eso puede no ser lo que el pueblo quiere oír en este tiempo pseudo-tolerante del post-modernismo, pero es cierto asimismo. Y precisamente porque es verdad y el evangelio de Cristo es la única esperanza para un mundo perdido es que es aún más urgente que levantemos por encima de todas las voces de confusión en el mundo y decir de esta forma. El restante de este libro irá a examinar seis conceptos llaves que explican la distinción del Cristianismo. Son principios que totalmente contradicen la sabiduría convencional del post modernismo, pero ellos son componentes esenciales de una cosmovisión bíblica. Esos seis principios, definidos por seis palabras-llave, se elevan unos sobre los otros y se intrigan de tal modo que permanecen en pie o se caen juntos. Ellos nos dan la estructura necesaria para el pensamiento, para que entendamos el mundo a la nuestra vuelta y para ministrarnos en este tiempo post-moderno.


Por

Por John MacArthur


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

Loading...