Bienvenido

Berit Olam Ministry es un sitial adventista donde se encuentran todos los blogs del Pr. Heyssen J. Cordero Maraví y se presentan las actividades de su ministerio pastoral en toda su plenitud.
Se ha diseñado con el único objetivo de servir la comunidad adventista, cristiana y especialmente a nuestros Amigos de Esperanza. Ud. encontrará Noticias, Reflexiones, Meditaciones, Teología, Doctrinas, Grupos Pequeños, Espíritu de Profecía, Educación, Pastores adventistas, Iglesia, Salud y Familia y más.
Que pueda disfrutar lo que con mucho cariño se publica pensando siempre en servir de ayuda.

Pacto Eterno...!!!

martes, 1 de mayo de 2012

Reflexiones del Alma: ¿Un pastor al agrado de los hombres?



¿Qué pastor no desea tener éxito en el ministerio? Es natural querer ser exitoso en lo que se emprenda. No obstante, ¿en qué consiste el éxito pastoral?

Había terminado una ceremonia de investidura del Club de Conquistadores en mi iglesia de prácticas cuando era estudiante en la facultad de teología, y después de despedir el sábado, el pastor distrital me pidió hablar a solas. Se le notaba muy preocupado, entre otras cosas me dijo: “hijo, todo lo que haces por el Ministerio Joven está bien. Pero la experiencia me ha enseñado dos cosas que te las diré y jamás las olvides pues serán las que determinará el éxito de tu ministerio: (1) bautismos (2) y diezmos”.  Sus palabras fueron muy duras para mí. Admito que sentí que me lo dijo con mucho cariño y amor. Pero sí que impactaron por un buen tiempo mi percepción del ministerio pastoral.

Pero, ¿qué es lo que hace que no pocos ministros piensen así? ¿Es incorrecto pensar que el éxito pastoral depende de los bautismos y el crecimiento de diezmos? Vivimos en un mundo globalizado y prometedor por la ciencia y tecnología por doquier, y es innegable que el ministerio pastoral se vea  influenciado por distintas corrientes filosóficas que son sensación en la mayoría de profesiones y empresas. No es desconocido que los predicadores más famosos en el mundo cristiano son los que enfatizan en sus sermones la prosperidad y superación personal, y en sus cultos una adoración secularista.

El ministerio pastoral en las distintas denominaciones cristianas se ve infestado por corrientes de mercadeo y marketing olvidándose que el éxito de la iglesia “no se mide con parámetros mundanos sino celestiales” tal como lo diría Rubén Pereyra, un viejo pastor jubilado.

Aunque la iglesia que pastoreamos tenga como única regla de autoridad y fe la Biblia, y el Espíritu de Profecía, es conocido que con tanta facilidad el pastor se ve tentado a agradar a los hombres antes que a Dios. Una vez más convertimos a Dios en el “segundo plato” o en el “suplente” de nuestro trabajo, nuestro afán. Un actuar así es sin lugar a dudas una “adoración” antropocétrica y no teocéntrica. Es decir, una adoración motivada para agradar a simples y mortales hombres en vez de centrarlos a Dios.

Jamás olvidé su consejo. Hoy sirvo al Señor como pastor, sé que los bautismos y el crecimiento en diezmos son importantísimos, y que indican el “éxito” de un ministro en menor o mayor grado, no obstante, aunque no olvido las palabras de aquél pastor, debo confesar que el ministerio me ha mostrado que no es así. El ministerio pastoral es la más grande bendición que un converso puede tener, es un privilegio santo.

Termina el día, y tú te preguntarás como todas las veces que lees los “enredos literarios” de este aficionado escritor, ¿qué es lo que motiva a este “pipiolo” escritor aprendiz a plasmar entre líneas esta reflexión del alma? Simple, siento muchas veces que sin darme cuenta (es serio, sin darme cuenta) voy inclinándome a querer agradar a las criaturas en vez de agradar al creador. Esto es indudablemente un problema muy serio, muy grave que determinará al fin y al cabo mi salvación.

No quiero éxito maquiavélico, quiero el éxito que Dios le da a sus hijos fieles, pero no para envanecer mi insignificante nombre sino para glorificar el Nombre de Dios, el Único que se merece toda la honra y gloria… por los siglos de los siglos…  Quiero hacer la voluntad de Dios, pues sé que haciendo aquella santa y perfecta voluntad el éxito vendrá como producto natural. Ese éxito será duradero y no pasajero.

Amén.

Pr. Heyssen J. Cordero Maraví


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

Loading...