Bienvenido

Berit Olam Ministry es un sitial adventista donde se encuentran todos los blogs del Pr. Heyssen J. Cordero Maraví y se presentan las actividades de su ministerio pastoral en toda su plenitud.
Se ha diseñado con el único objetivo de servir la comunidad adventista, cristiana y especialmente a nuestros Amigos de Esperanza. Ud. encontrará Noticias, Reflexiones, Meditaciones, Teología, Doctrinas, Grupos Pequeños, Espíritu de Profecía, Educación, Pastores adventistas, Iglesia, Salud y Familia y más.
Que pueda disfrutar lo que con mucho cariño se publica pensando siempre en servir de ayuda.

Pacto Eterno...!!!

jueves, 12 de julio de 2012

Mensajes de Esperanza: Dios no necesita "ayuditas"



"Pero Moisés le dijo a Dios: “¿Y quién soy para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?”” (Ex. 3:11).
En el palacio de Faraón, Moisés  recibió educación en las mejores universidades de sus tiempos. Fue entrenado civil y militarmente como el sucesor del trono de su abuelo adoptivo pues “Fue enseñado Moisés en toda sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras” (Hch. 7:22). Y “Su habilidad como líder militar lo convirtió en el favorito del ejército egipcio, y la mayoría lo consideraba como un personaje notable(Patriarcas y profetas, pp. 250).
Era un líder capacitado. Dios había triunfado en su plan y el enemigo había fracasado en cambio, pues el decreto de muerte que tenía el objetivo de matar a Moisés, fue usado por Dios para que el niño Moisés sea educado y capacitado como el futuro paladín del pueblo elegido de Dios.
Moisés era consciente de quién era y qué es lo que Dios había trazado para su vida. Los ángeles habían comunicado a los ancianos de Israel que la opresión y humillación en Egipto tendrían su fin y que Moisés era el elegido para libertarlos.  Moisés sabía de labios de los mismos ángeles que él sería el libertador de las “garras” egipcias y se sentía seguro de lograr ese afán.
Como todo joven impetuoso y osado, en su deseo de cumplir el propósito de Dios para con su pueblo, creía fehacientemente que la libertad sería obtenida con fuerza y armas, estrategias militares y discursos portentosos. Olvidaba sin duda que la batalla del Señor se libra “No con ejército, ni con fuerza, sino con” el Espíritu de Jehová (Zac. 4:6). En uno de esos días, Moisés vio a un egipcio golpeando a un israelita, no soportó ese cuadro y le dio muerte al agresor. Nadie vio esa escena sino un israelita. “Él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así” (Hch. 7:25). Moisés pensó que era el día en que el pueblo de Dios debía levantarse contra el país opresor y proclamarlos como libertador, pero fue grande su decepción cuando un día queriendo intervenir como un pacificador y líder recibió una dura respuesta de labios de un israelita: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez sobre nosotros?” (Hch. 7:27). Huyó de Egipto porque Faraón se enteró de la muerte del egipcio y de los propósitos de Moisés detrás de este significativo evento.
Moisés no estaba preparado para ser libertador según la agenda divina. Debía aprender que el tiempo  de Dios es muy diferente al tiempo de los hombres. Debía aprender a confiar enteramente en Dios, debía aprender así como Abraham y Jacob que Dios no necesita “ayudaditas” para cumplir sus propósitos y promesas. 40 años vivió Moisés en Madián, en el desierto como pastor de ovejas, haciendo el trabajo más repugnante para un egipcio, pero no le importaba mucho. Aprendió a obedecer, desarrolló hábitos de atento cuidado, abnegación y cuidado por su rebaño. Ninguna otra educación humana podría haber enseñado a Moisés las experiencias vividas. En el desierto, rodeado de la creación de Dios, su orgullo fue golpeado y aprendió a depender del Pastor y llegó a ser “muy manso, más que todos los hombres que había en la tierra” (Nm.12:3).
Es en ese contexto que un día, después de cuatro décadas, tiene su encuentro con Dios, con el que le había elegido para ser el libertador del pueblo israelita. Y cuando Dios le pide que vaya a Egipto y liberte a su pueblo naturalmente dice: “¿Y quién soy para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?”” (Ex. 3:11). La declaración anterior carga lecciones grandiosas. El hombre que un día estaba dispuesto a liderar las huestes israelitas contra Egipto, el que desbordaba autosuficiencia ahora no se siente capaz de haber tal obra. Dios había logrado su propósito. Moisés no era el mismo.
Hoy es un nuevo día. Será que estás viviendo en las cortes de Egipto, en las cortes de la comodidad, de la autosuficiencia, del orgullo y lleno de conocimiento para poder hacer las cosas de Dios en un “santiamén”. Recuerda, Dios no necesita “ayuditas” para cumplir sus promesas. El tiempo de Dios es muy diferente al tiempo del hombre. Es necesario aprender, como Moisés, a depender de Dios en vez de nuestras capacidades.
Pr. Heyssen J. Cordero Maraví
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

Loading...