Bienvenido

Berit Olam Ministry es un sitial adventista donde se encuentran todos los blogs del Pr. Heyssen J. Cordero Maraví y se presentan las actividades de su ministerio pastoral en toda su plenitud.
Se ha diseñado con el único objetivo de servir la comunidad adventista, cristiana y especialmente a nuestros Amigos de Esperanza. Ud. encontrará Noticias, Reflexiones, Meditaciones, Teología, Doctrinas, Grupos Pequeños, Espíritu de Profecía, Educación, Pastores adventistas, Iglesia, Salud y Familia y más.
Que pueda disfrutar lo que con mucho cariño se publica pensando siempre en servir de ayuda.

Pacto Eterno...!!!

jueves, 12 de julio de 2012

Mensajes de Esperanza: LA IMPORTANCIA DE LA ACTITUD



"De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre (Ex. 6:9).
Moisés fue educado en las mejores universidades de su tiempo. Era sin duda un hombre “poderoso en sus palabras” (Hch. 7:22) y, sin embargo, ante la respuesta negativa del Faraón, Moisés se desanimó. ¿Es posible que un líder se desanime? Hace algunos años una joven me preguntó si los pastores se desanimaban. Le dije que todos en algún momento nos desanimamos, es simple, somos humanos.
Ante su desánimo, Moisés recibe nuevamente directamente de Dios la promesa de que hará de Israel una nación grande, bendecida y libre; no obstante, tal parece que Moisés ve de color gris esas promesas ante la realidad nada alentadora. Es así que haciendo caso a Dios, se dirige ante los israelitas para transmitirles las maravillas que Dios hará con ellos. Es evidente que ellos no le creyeron, pues Moisés le dice a Dios: “He aquí, los hijos de Israel no me escuchan; ¿cómo, pues, me escuchará Faraón, siendo yo torpe de labios?”. Es interesante notar que Moisés cree que  los israelitas no le creyeron o escucharon porque no tiene facilidad de palabras o como él mismo dice es “torpe de labios” ¿tartamudo? No lo sé, lo que sí es cierto es que Moisés fue, en Egipto, un “poderoso en palabras y obras”.
La verdad es que Moisés no estaba en lo cierto tal como lo expresa el texto de hoy. No es lo que dices sino cómo lo dices. Moisés estaba desanimado, triste, acongojado, no estaba seguro con mucha probabilidad de lo que Dios había prometido. Hay duda y desánimo en sus palabras. A parte de eso, ¿cómo animar a otros a creer en las promesas de Dios? ¿Cómo animar a salir de Egipto, ser libres si yo no creo en esa promesa? Imagino a Moisés diciendo más o menos así: “Pueblo de Israel, dice Dios que lo que le prometió a Abraham, Isaac y Jacob lo cumplirá… bueno, no sé cómo, pues así como van las cosas… en fin, eso es lo que me dijo para decirles…”.
Hoy es un nuevo día. ¿Estás desanimado? ¿Estás seguro de lo que crees? ¿Crees realmente en las promesas de Dios? ¿Puedes animar a otros si tú mismo no lo estás? No es lo que dices, sino el cómo lo dices. No es lo que haces sino cómo lo haces. Es cuestión de actitud. Las palabras son cápsulas cargadas de medicina o veneno. Podemos construir y destruir solo con palabras.
¿Cómo estás hablando? ¿Qué estás hablando? ¿Estás transmitiendo las promesas de Dios de modo que las personas son animadas? Que el desanimo sea disipado hoy con la seguridad de que Dios va contigo, para animarte, fortalecerte pues si lo hizo con Moisés lo hará también contigo.
Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

VÍA: MENSAJES DE ESPERANZA 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

Loading...